miércoles, 30 de septiembre de 2015

Esto te puede pasar si te aguantas las ganas de orinar


Muchos de nosotros hemos aguantado las ganas de orinar por mucho tiempo, ya sea porque no tenemos un baño cerca, estemos trabajando, etc. Sin embargo, esto trae consecuencias con el tiempo.


¡Toma nota!
1.- Hay riesgo de una infección
La orina contiene sustancias de desecho que nuestro cuerpo no necesita, por lo que tener mucho tiempo orina en nuestra vejiga, es igual a tener residuos de sustancias amoniacas y ácidas, que con el paso del tiempo pueden convertirse en infecciones.

2.-Se agranda la vejiga
Cuando la vejiga está llena se activan unos receptores que avisan inmediatamente al cerebro para que esta ordene ir al baño, si no lo haces a parte de surgir un dolor, existe el riesgo de tu vejiga se ensanche y pueda producir daños en las paredes internas.

3.-Puede provocar cálculos en los riñones
Aunque no lo creas, aguantarte las ganas de orinar también influyen en la formación de cálculos. Estos mini cristales están formados de calcio, fosfato, amonio y magnesio, y con el tiempo se forman piedras, las cuales son muy dolorosas eliminarlas.

4.-Provoca reflujo vesico-uretral
Se produce cuando la orina está mucho tiempo almacenada en la vejiga, y en vez de eliminarse hacia el exterior, automáticamente se regresa a los riñones y uretra, ocasionando varias infecciones en esas zonas.

5.-Provoca calambres, malestar y cansancio
Después de estarte aguantando las ganas de ir al baño puede que el cuerpo ya no te avise de que necesites ir al baño, y a su vez te empezara a doler el abdomen, sentirás aturdimiento, calambres y cansancio, consecuencia de que no has ido al baño.