miércoles, 5 de agosto de 2015

Remedios e Infusiones para combatir las varices


Además de tomar estas infusiones dos veces al día, también podemos aplicarlas de forma tópica mezcladas con aceites vegetales, para dar masajes, o bien como cataplasmas o compresas medicinales para combatir las varices.

Las varices no solamente son una cuestión estética. Son una señal que nos está dando el cuerpo para que tomemos medidas para mejorar la circulación.

En este artículo te recomendamos algunas infusiones de plantas medicinales que son muy beneficiosas para tratar y combatir las varices, así como algunos consejos que te ayudarán a realizar un tratamiento natural, completo y efectivo.

Las varices son dilataciones de una o varias venas que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Las más habituales son en las piernas y en la cara (cuperosis facial). En algunos casos también surgen de manera interna, en cuyo caso no se ven pero sí que causan dolor.

Las hemorroides también se consideran varices, de manera que las podemos tratar también con estas infusiones medicinales.

Hamamelis

Esta planta medicinal de nombre exótico es uno de los remedios más conocidos para tratar y combatir las varices.

Además de su propiedad principal, también se le reconocen beneficios para aliviar las hemorroides y las diarreas, gracias a sus principios astringentes. Cualquier tipo de hemorragia leve puede ser tratada con el uso tópico y oral de esta planta.

Para elaborar la infusión de hamamelis dejaremos hervir la hierba seca durante tres minutos y la dejaremos reposar otros tres, con el fuego apagado.

Castaño de Indias
Las propiedades circulatorias de esta planta son muy conocidas en todo el mundo, motivo por el cual se incluye en muchos tratamientos naturales para prevenir las varices. Sus componentes tienen la propiedad de mejorar la función venosa y de reducir el volumen de las venas.

También se usa para tratar la congesión del hígado y las piernas cansadas.

Para preparar la infusión de castaño de Indias pondremos a hervir durante tres minutos la planta seca (se usa la corteza y el fruto) y la dejaremos reposar otros tres minutos.

Ciprés
El ciprés es un excelente remedio vasoconstrictor que se consume con fines medicinales desde la antigüedad. Sus nueces tienen un alto poder astringente que las convierte en la solución para las enfermedades de las venas.

También promueve la sudoración y ayuda a eliminar el exceso de líquidos del organismo.

La infusión se elabora principalmente con los gálbulos y en segundo lugar, con los brotes tiernos y las hojas.

Avellano
El avellano es conocido por su delicioso fruto. No obstante, sus hojas son ricas en taninos y flavonoides, dos componentes muy beneficiosos para tratar y prevenir las varices.

Esta infusión es muy recomendable, ya que también previene la retención de líquidos, reduce el colesterol, mejora la anemia y combate la osteoporosis. Además, reduce el estrés y favorece la función intestinal.

Vid
La vid roja destaca por sus frutos, de delicioso sabor y múltiples propiedades, mientras que sus hojas tonifican las venas a la vez que mejoran las piernas cansadas. La vid, que es rica en vitaminas y taninos, mejora la resistencia capilar y combate la insuficiencia venosa.

Para preparar la infusión debemos hervir la hoja seca durante diez minutos y dejarla reposar otros cinco.

Visita este artículo: Alimentos que favorecen la circulación de las piernas: ¡Descúbrelos!

Otros consejos:
El tratamiento con infusiones será mucho más efectivo si lo acompañamos de los siguientes buenos hábitos:

Evita el agua caliente y, en la ducha, opta siempre por el agua tibia o fría, en especial en las zonas más afectadas.
En algunos casos, el estreñimiento puede influir de manera negativa, ya que causa una congestión en la zona de la pelvis que empeora la circulación. Deberemos, por lo tanto, regular la función intestinal.
Estas plantas medicinales también se pueden aplicar de manera tópica en forma de aceites esenciales, mezcladas con algún aceite vegetal como base (de almendra, de coco, de sésamo, etc.

Es fundamental combatir el sedentarismo. Cada día deberíamos hacer ejercicio o caminar al menos un kilómetro.

Debemos evitar una exposición excesiva al sol.
A la hora de dormir podemos ponernos un cojín debajo de las piernas.

No debemos olvidarnos de beber entre un litro y medio y dos litros de agua al día, fuera de las comidas, además de las infusiones.

El sobrepeso es uno de los factores que más agravan las varices. Debemos seguir siempre una alimentación equilibrada y reducir las porciones de comida de manera progresiva para que el estómago se vaya adaptando y no necesitamos tanta comida.