sábado, 27 de junio de 2015

Como prevenir las estrías durante el embarazo


Una de las cuestiones estéticas que más afectan a las mujeres después del embarazo son las estrías que aparecen en todas aquellas partes del cuerpo que han variado de tamaño en pocos meses. En la mayoría de los casos, la piel no tiene la elasticidad suficiente para adaptarse a las diferentes medidas y, como consecuencia, aparecen las antiestéticas marcas.

En este artículo te explicamos cómo puedes abordar este problema desde el momento en que sepas que estás embarazada, con un tratamiento completo y natural que puedes realizar en casa de manera muy sencilla.

Hidratarla desde fuera
Hay mujeres a las que les da mucha pereza hidratarse la piel del cuerpo, mientras que otras lo hacen cada día con cremas específicas. Durante el embarazo te recomendamos que seas constante desde el principio e incluso los meses posteriores.

Una manera muy efectiva y natural de hidratar la piel consiste en usar un aceite vegetal que aplicaremos justo al salir de la ducha, antes de secarnos, con un suave masaje por todo el cuerpo.
A continuación, mientras esperamos que se absorba, aprovecharemos para peinarnos, maquillarnos u otra cosa que podamos hacer en ese momento.

De este modo, el aceite se absorbe mucho mejor sin dejarnos la piel grasa.
Cuando estemos secas ya nos podemos vestir. Sentiremos una agradable sensación en la piel.
¿Qué aceite usamos?

Te recomendamos tres aceites que puedes probar, según tu tipo de piel,
 o incluso mezclar y usar juntos.

Aceite de coco: para pieles poco secas o mixtas.
Aceite de almendra: para pieles secas.
Aceite de rosa mosqueta o de argán: para pieles muy secas, arrugadas y maduras.

Crema casera antiestrías
Si la textura del aceite no te gusta, o bien te resulta más cómodo aplicarte una loción menos grasa, te proponemos esta receta para que elabores una crema hidratante casera. De esta manera evitarás también todos aquellos componentes químicos y derivados del petróleo que incluyen las cremas convencionales.

Ingredientes:

50 ml de aceite de almendras
10 ml de aceite de rosa mosqueta
60 ml de gel de aloe vera
20 gotas de vitamina E
¿Cómo la elaboramos?

Mezclamos bien los aceites de almendras y de rosa mosqueta con el aloe vera. Si hemos usado aloe vera natural quizás necesitaremos usar una batidora para diluir bien el gel.

A continuación, añadimos la vitamina E y mezclamos todos los ingredientes.
Conservaremos la crema en un frasco de cristal oscuro durante un máximo de quinces días en la nevera.


Fuente:mejorconsalud.com