viernes, 30 de enero de 2015

Remedios caseros para reducir la flacidez.


La flacidez de la piel es un proceso natural que se va produciendo a medida que pasan los años, así como también si engordamos y adelgazamos bruscamente. Es más evidente en ciertas partes del cuerpo como, por ejemplo, debajo de la mandíbula y en los brazos.

Remedios caseros para reducir la flacidez
Existen bastantes remedios que se pueden realizar en casa para recuperar la textura natural de la piel. Deshacerse de la flacidez de la piel y lucir más joven con estos remedios caseros es bastante simple.

Mascarilla de clara de huevo
Mezcla una clara de huevo con una cucharada de aceite de tomillo y aplica como una máscara en el rostro. Se trata de uno de los remedios más eficaces para la flacidez de la piel y las arrugas.

El huevo estimula la producción de colágeno y el aceite de tomillo ayuda a rehidratar la piel. Este combo te sirve para que la piel no quede “suelta”.


Mascarilla de plátano
Una mascarilla hecha con el puré de un plátano maduro, una cucharada de miel y una cucharadita de aceite de oliva ayuda a reafirmar la piel y proporciona un brillo instantáneo. También ayuda a bloquear la humedad que ayuda a levantar la piel flácida y regula la producción de sebo.

Pasta de cúrcuma y agua
Realiza una pasta de cúrcuma con agua y aplica uniformemente sobre el rostro. Deja secar durante 15 minutos y lava con agua fría. Este remedio es eficaz cuando se repite varias veces a la semana, para asegurar que la piel recupere su elasticidad.

Mascarilla de fresa y yogurt
Machaca unas fresas, añade unas cucharadas de yogurt y mezcla hasta hacer una pasta para aplicarla en la cara. Deja que actúe durante unos minutos y lava. Esta combinación actúa como un tonificador maravilloso y ayuda a tensar la piel flácida. Además, mejora la circulación sanguínea y aporta un aspecto nuevo y fresco a la cara.



Zumo de tomate
Exprime el zumo de un tomate fresco y aplica sobre la superficie de la piel, mediante un movimiento circular suave. Masajea durante unos cinco minutos y luego lava con agua fría. La aplicación constante de zumo de tomate te ayudará a reducir la flacidez de la piel y, al mismo tiempo, garantiza la reducción de poros y deja la piel brillante.

Máscara de sándalo
Realiza una pasta de sándalo puro con agua y con ella exfolia la piel, ejerciendo cierta presión. Te servirá para devolverle su aspecto brillante natural. El sándalo es uno de los más increíbles tratamientos naturales, ya que ayuda a eliminar el acné, las manchas secas, la piel grasa, el sudor y mucho más.

En lugar de comprar el polvo de sándalo, se aconseja directamente frotar el palo contra un mortero sólido o una superficie áspera con agua para hacer la pasta.

Exfoliación de la piel normal
Relájate en un largo baño caliente con sal de mar. Esto ayuda a reafirmar la piel y también emparejar el tono. Realiza esto durante una semana para deshacerte de la flacidez de la piel, estimular los músculos y restaurar la apariencia juvenil que tenías antes.

Aceite esencial de geranio
Este aceite esencial tiene algunas propiedades maravillosas cuando se trata de mejorar las condiciones de la piel. Algunas mujeres tienen que soportar una piel aceitosa, propensa al acné o a los puntos negros aún en la adultez. Cuando esto se combina con el envejecimiento de la piel, ésta se ve opaca, descuidada, flácida.

Si este es tu caso, el aceite esencial de geranio te ayudará. Este producto tiene muchas ventajas (reafirma la piel, regula la producción de grasa, reduce brotes acneicos y suaviza arrugas). Simplemente aplica unas cuantas gotas en la cara usando una bola de algodón o mezcladas con  la crema que usas regularmente.

Aceite esencial de limón
El aroma de limón está generalmente asociado a la frescura y la energía. Exactamente así es cómo se verá tu piel después de aplicarle el aceite. El limón es un cítrico maravilloso que puede utilizarse en más de una aplicación, debido a sus inofensivas pero fuertes propiedades antisépticas. Si has usado jabones antibacterianos antes, probablemente sepas que luego la piel está como seca y cuarteada.

El aceite esencial de limón, por el contrario, reduce la producción de sebo sin dañar la piel, cierra los poros, suaviza las arrugas y reafirma la piel. Aplica con una bola de algodón o mezcla con agua y rocía en el área afectada.

Aceites naturales
Hay algunos aceites naturales que pueden hacer maravillas para tu piel (además del de limón). Todos tienen el poder para dejarla suave y firme y darle un resplandor maravilloso, más juvenil. Algunos de los aceites más popularmente usados para la flacidez de la piel son: aceite de semilla de uva, almendra, coco y aguacate.

Los puedes utilizar de diferentes maneras, la más simple es extender una capa muy delgada sobre la cara y masajear hasta que sea absorbido por la piel. También puedes combinarlos con manteca de karité y vitamina E, o mezclarlos con tus cremas hidratantes favoritas.