viernes, 30 de enero de 2015

La miel el mejor antibiótico natural



En casos de heridas o quemaduras se debe aplicar directamente en la zona afectada y cubrirla preferiblemente. Se debe cambiar por lo menos 3 veces en el día.

Las mamás lactantes pueden aplicarse un poco de miel en los pezones para prevenir y aliviar molestias que pueden ser causadas por infecciones.

En casos de irritación en la piel se puede utilizar como base para un masaje.

Para desinfectar a nivel interno nuestro organismo, mezcla una o dos cucharadas de miel en un vaso de agua tibia con jugo de limón.

Para evitar el ardor estomacal lo ideal es mezclar una cucharada de miel, dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana y un vaso de agua.

Para combatir infecciones respiratorias, problemas de garganta, gripes o resfriados, lo ideal es mezclar miel con jugo de limón o de naranja. Casi siempre se prepara una bebida caliente y se consume por las noches antes de ir a dormir.

Otros datos importantes sobre la miel

El consumo de miel no es recomendado para personas que sufren de diabetes, ya que en un lapso de tiempo breve puede aportar una gran cantidad de azúcares que pueden afectar al paciente. Por esta misma razón se recomienda su consumo con moderación.

La miel no se debe administrar en niños menores de un año, ya que su intestino aún no tiene la capacidad para procesarla.


Aquellas personas que son alérgicas al polen también pueden llegar a ser alérgicas a la miel.