jueves, 11 de septiembre de 2014

Objetos que nunca debemos tener en Casa


Cualquier objeto Roto: No importa que sea nuevo o antiguo, ni tampoco si está pegado o arreglado. Hay que deshacerse de él, ya que cuando algo se rompe, quiebra su forma y su energía, deja de ser lo que es y ya no sirve ni resulta positivo.

Cristales deteriorados: Pueden estar golpeados, rajados o astillados. Vale para objetos tales como vasos, copas, jarrones, adornos y espejos. Si se los conserva generan una gran energía negativa. 

Zapatos: Cuando no se usan o están rotos no se deben conservar. Los zapatos no deben acumularse ni regalarse, pues no podemos transmitir nuestra negatividad o nuestros problemas a los otros. Cuando no los usamos más debemos cortarlos con una tijera y arrojarlos a la basura. 

Libros: Cuando están rotos, deteriorados, con páginas arrancadas, humedad o en mal estado en general deben tirarse. Si está roto las ideas se parten, se diluyen y generan negatividad. 

Relojes: Si están rotos o no funcionan no se deben conservar. El reloj de un hogar debe marchar al ritmo del tiempo, sin detenerse pues si no, no podemos avanzar y se obstaculiza nuestro progreso, el cumplimiento de nuestros deseos. 

Alhajas Antiguas: Es preferible no tenerlas. Si se las desea conservar hay que descargarlas sumergiéndolas en agua y sal marina durante 24 horas y recargarlas exponiéndolas al sol tres horas. De esta manera, alejamos la energía de quien pudo haberlas usado y las volvemos positivas. 

Elementos o aparatos médicos: Es malo conservar estos objetos, cuando han pertenecido a un enfermo y ya no se usan; sillas de rueda, muletas, bastones, trípodes, etc. Siempre debemos pensar que alguien puede necesitarlos y por lo tanto se deben donar a hospitales sanatorios o alguien que les dé el uso adecuado. 

Cunas: El moisés o cuna del bebé no debe conservarse. Cuando el niño deja de usarla hay que sacarla de la casa, pues de lo contrario, dificulta su crecimiento. 

Electrodomésticos: Es aconsejable tenerlos desenchufados la mayor parte del tiempo, y bajo ningún punto de vista, se los debe conservar si están rotos, descompuestos o funcionando mal. 

Muebles de madera viejos, quebrados o derruidos: Si se desea conservar estos muebles hay que restaurarlos mediante un pulido o lijados y pintarlos de lila, violeta o en tonos marrones virando al amarillo. Esto les transforma la energía y los vuelve positivos. 

Muebles de caña, mimbre, junco: Son materiales impuros, ya que crecen en zonas de fallas ecológicas, conservan gérmenes y generan mala vibración ambiental. 

Papeles, escritos..: Documentos en general que mantengan vivos el dolor, la pena o la pérdida. Lo mismo vale para fotos de situaciones o seres no queridos. Esto remite a sucesos desgraciados del pasado y si se conservan se permite que el recuerdo permanezca fresco y no se pueda superar el mal momento vivido. 

Cenizas de familiares o seres queridos: Esto es malo, pues las cenizas tienen la energía de tanatos (muerte), la que se plasma en el hogar. Los muertos tienen su propio lugar y no deben permanecer en la vivienda como su aún estuvieran vivos. 

Cintas, fajas y crespones de velatorio: marcan la continuidad del sufrimiento, de la perdida y del dolor. No se debe guardar como recuerdo. 

Pan desperdiciado: nunca se debe tirar el pan, ni arrojarlo a la basura. Bíblicamente se lo considera sagrado. Arrojar pan trae pobreza y problemas económicos en general. Si sobra, se procede de la siguiente manera: en primer lugar se lo moja, para que no se pueda comer. Luego se lo coloca en una bolsita de plástico y se lo deja al aire libre durante 24 horas. Recién después de este procedimiento se lo puede arrojar a una bolsa de residuos. 

Imágenes desconocidas, máscaras con figuras extrañas, amuletos desconocidos:no es bueno conservarlos. 

Objetos decorativos de plástico: evitarlos ya que generan malas vibraciones ambientales ( que quede claro que nos referimos a la decoración, no así a los utensilios de uso doméstico). 

Opalos: traen interferencias, pérdidas o inestabilidad en todos los órdenes. Evitar los azules, rojos, negros. 

Perlas: nos referimos a las naturales. Significan lágrimas, enfermedad y muerte. Las artificiales no presentan problema. 

Exceso de color negro: Tratar de no sobrecargar la decoración con este color, pues resulta negativo. Evitarlo, principalmente en sillones, sillas, almohadones, sábanas y en todos los lugares que entren en contacto con el cuerpo humano, ya que tiene un gran poder de absorción y chupa toda la energía, debilitando la casa y a sus habitantes. 

Pirámides mal orientadas: es buenos tener dos o más pirámides ( no más en el hogar). Pero deben mirar hacia el Norte y estar ubicadas cerca de las ventanas por donde entre mucha luz. De lo contrario, se vuelven negativas. 

Objetos de mar: Los caracoles, corales, conchas, hipocampos, estrellas de mar, peces disecados, etc. Todo lo que pertenece al fondo marino, tiene un nivel vibracional muy particular. Si pertenece al mar no puede vivir fuera de él. Al trasladar esa fuerza telúrica a la superficie de la tierra hay interferencias y problemas en la casa. 

Peceras y peces: el traslado de hábitat es nocivo, pues el animal sufre lejos de su medio y encerrado en un espacio mucho más pequeño que el natural. 

Tortugas: Son sinónimo de lentitud. Afectan el desarrollo y el progreso de la casa y de sus habitantes 

Pájaros enjaulados y animales desecados: Esto vale para cualquier animal que no se pueda adaptar a nuestro sistema de vida. Se les coarta la libertad, se les cambia su lugar natural y estos animales sufren. Su padecimiento queda plasmado en el sitio donde moran y afecta a los seres humanos que los rodean. Respecto a los animales desecados, se trata de seres vivos embalsamados total o parcialmente, conservados en formol o por otros medios artificiales. Todos estos elementos son altamente nocivos. Están compuestos de materia muerta, que no se descompuso porque se interrumpió su ciclo natural. Esto genera vibraciones tóxicas y negativas. 

Plantas, flores secas, plantas de exterior puestas en el interior, plantas vampiro: No son aconsejables por ningún motivo. Cada planta tiene su lugar y condición para desarro-llarse y debe ser respetada. 

Paraguas: Pueden tenerse en el hogar, pero deben permanecer cerrados. Jamas hay que abrirlos dentro de la casa. El acto de abertura es negativo pues el hogar se haya cubierto y resguardado por el techo. Si se abre un paraguas bajo una estructura de protección se crea otra estructura y esto no es positivo.